sábado, 23 de junio de 2012

Mini-quiche de tomates asados y emmental

No se si lo sabéis, pero tengo verdadera pasión por los cacharros de cocina (mi sueño es tener una cocina grande grande donde poderlos guardar todos) y a veces veo algo que se me antoja pero luego tardo mucho en usarlo. Es el caso de estos minimoldes para tartas que compré hace tiempo en Valladolid. Los usos pueden ser infinitos, tartas saladas, tartas dulces, quiché... así que aprovechando que vi esta quiché en el blog de Directo al paladar decidí hacerla con estos moldes, y así de una vez estrenarlos. El resultado fue muy bueno, lo acompañamos de una ensalada y quedó una comida deliciosa.

Ingredientes (2 personas):

  • 1 paquete de masa quebrada (suele poner en el envase que es para tartas y quiché, así que no tiene perdida)
  • 75 ml de nata liquida para cocinar
  • 75 ml de leche (nosotros usamos semi desnatada)
  • 1 huevo grande
  • 100 g de tomates cherry
  • 50 g de queso emmental o gruyere
  • 5-6 aceitunas negras
  • Pesto genovés
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite
 PREPARACIÓN:
  1. En primer lugar hay que asar los tomates. Para ello los cortamos a la mitad y los metemos durante 40 minutos en el horno precalentado a 150 ºC.
  2. Una vez que los tomates estén asados, untamos los moldes de mini-quiches con un poco de aceite y colocamos la masa quebrada, cortándola al tamaño deseado. Pinchamos la base con un tenedor y colocamos un puñado de garbanzos en el centro (para que no suba). Lo metemos en el horno a 180 ºC durante 15-20 minutos.
  3. Mientras tanto vamos preparando el resto de los ingredientes. En un bol mezclamos la nata, la leche, el huevo, sal y pimienta.
  4. Rallamos el queso emmental y partimos las aceitunas a la mitad o en rodajas (como prefiramos)
  5. Preparamos el pesto genovés.
  6. Cuando la masa ya se haya horneado sacamos los moldes del horno y rellenamos. Para ello vertemos la mezcla de huevo, nata... ponemos el queso rallado por encima y decoramos con los tomates asados y las aceitunas. Metemos al horno que seguirá a temperatura 180 ºC durante 30 minutos mas.
  7. Para servir en un plato ponemos un poquito de pesto (nosotros hicimos una cruz con ayuda de un pincel) y ponemos la quiché encima.
NOTA: En la pagina de directo al paladar usaban queso gruyere y el pesto lo ponían entre la masa y la mezcla de huevo y nata, untada en la base, pero nosotros la preferimos así. No nos convence el sabor que le da el horneado al pesto, así que podéis elegir como hacerlo o probar las dos maneras y contarnos como os gusta más :)

1 comentarios:

Paqui Garcia

Esta receta tiene una pinta exquisita