martes, 4 de mayo de 2010

Tarta Sacher

Este fin de semana superfluo vino de visita a Zaragoza. Desde hacía tiempo le apetecía cocinar una tarta Sacher, así que como sorpresa, busque una receta en Internet y le preparé esta tarta. La Tarta Sacher es una tarta de chocolate típica de Viena. Fue inventada en 1832 por Franz Sacher, entonces aprendiz de repostería, para deleitar a un selecto grupo de invitados del príncipe. Su hijo Eduard aprendió a confeccionar la tarta y esta última versión es la que hoy se conoce y se vende en el Hotel Sacher de la capital austriaca.

Para ser la primera vez no quedo nada mal, pero tuve algún fallo que habrá que rectificar en próximas ocasiones, como por ejemplo intentar conseguir que el bizcocho suba de manera uniforme o que la cobertura de chocolate quede completamente lisa (cosa que por cierto me parece imposible, jejeje). Os dejo aquí la receta, solo apta para muy golosos y en ocasiones especiales, porque ¡¡es una bomba de calorías!! ¡¡Espero que os guste!!


Ingredientes:

Para el bizcocho
  • 150g de chocolate negro
  • 120g de harina
  • 150g de azúcar
  • 100g de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de levadura
Para el almíbar:
  • 100g de azúcar
  • 1 vasito de vino de agua
  • un chorrito de ron negro
Para el relleno:
  • Mermelada de albaricoque
Para la cobertura:
  • 150 g de chocolate fondant
  • 150 ml de nata para montar
  • 75 g de mantequilla

Preparación:

Vamos a empezar preparando el bizcocho, ya que luego tendremos que dejar enfriar. Yo lo preparé la noche anterior y lo dejé toda la noche.
  1. Derretir el chocolate y la mantequilla en una cazuela a fuego medio. Dejarlo templar.
  2. Cogemos los cuatro huevos y separamos las claras de las yemas, las yemas las echamos en un bol hondo y las claras en el vaso de la batidora.
  3. Batimos las yemas con la mitad del azúcar (75g) hasta conseguir una pasta homogénea. A esta mezcla añadimos el chocolate y la mantequilla (no han de estar calientes) y batimos bien hasta obtener una masa homogénea y ligera.
  4. En un recipiente mezclamos la harina con la levadura. La tamizamos pasándola por un colador fino.
  5. Añadimos la harina y la levadura tamizadas a la masa anterior y batimos bien.
  6. Montamos las claras a punto de nieve con las varillas de la batidora e incorporamos el azúcar restante (75 g) con cuidado.
  7. Añadimos las claras a punto de nieve a la mezcla anterior y mezclamos con cuidado.
  8. Untamos un molde redondo con mantequilla y harina y vertemos la masa con cuidado.
  9. Metemos al horno previamente precalentado a 180º durante 25 minutos. Bajamos la temperatura a 160º y dejamos otros 25 minutos.
  10. Transcurrido este tiempo de cocción sacamos del horno y dejamos enfriar. Desmoldamos y dejamos que se enfrié el bizcocho del todo sobre una rejilla.
El paso del horno es complicado. Los bizcochos han de subir. A mi solo me subió por el centro (lo arregle cortando ese pico con un cuchillo una vez frío el bizcocho, ya que al ser una tarta con cobertura ha de ser recta). Después estuve buscando la razón por la que no subió correctamente. Alguna gente dice que hay que calentar el horno dándole calor por arriba y por abajo, pero al meter el bizcocho hay que dejar el calor solo por abajo, ya que el calor por arriba no les permite subir. No lo sé, la próxima vez que haga un bizcocho lo tendré en cuenta para comprobar si esto es así o no. De todas formas siempre dicen que cada horno es un mundo.

Lo siguiente es rellenar el bizcocho. Para ello tenemos que hacer dos pasos previos:
  1. Elaborar el almíbar. Calentamos el vaso de agua en una cazuela y le añadimos el azúcar. Dejamos cocer durante unos 10 minutos. Le agregamos un chorrito de ron y le dejamos otros 5 minutos. Dejamos templar la mezcla.
  2. Preparar el relleno. En el vaso de la batidora echar dos o tres cucharadas de mermelada de albaricoque y batir con la batidora para que quede una pasta fina.
Ahora podemos rellenar el bizcocho:
  1. Abrimos el bizcocho por la mitad y empapamos ambas caras con el almíbar que tenemos reservado, ayudándonos de una cuchara.
  2. Untamos el bizcocho ya empapado con la mermelada previamente batida y tapamos con la otra mitad del bizcocho. Reservamos.
Por ultimo preparamos la cobertura y cubrimos el bizcocho:
  1. Calentamos la nata en una cazuela hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego y añadimos el chocolate cortado a trocitos y la mantequilla. Removemos constantemente con una cuchara de madera hasta que se deshagan todos los ingredientes y quede un chocolate uniforme.
  2. Colocamos el bizcocho sobre una rejilla y bajo la rejilla un plato. Con ayuda de un cazo cubrimos la tarta con el chocolate. Hay que cubrir también los laterales. Este paso debe hacerse en cuanto funda el chocolate ya que debe estar todavía caliente.
  3. Cuando esté listo pasamos la tarta al plato donde la vayamos a servir y la metemos en la nevera para que se endurezca el chocolate. Con unas 2 o 3 horas servirá.

3 comentarios:

Mariló

Creo que es la misma receta que yo he hecho. Si consigues algún truco para que el bizcocho salga uniforme, no dudes en publicarlo ;)

superfluo

La teoría la sabemos, pero aún no la hemos probado... :)

Anónimo

Para que salga uniforme el bizcocho,simplemente lo he ido calentando y de vez en cuando que calentara de arriba tambien y sobretodo vigilandolo por si subia mucho pincharlo un poquito, ha salido perfecto..Quizas pase por un sacher de verdad!!!!!